15 de febrero de 2015

Un viejo que leía novelas de amor

¡Hola mis páginas!

Estoy teniendo un fin de semana on fire por colgar tanto... os estoy compensando :3 jeje. En fin, otra reseña se nos presenta y esta es la del libro de lectura obligatoria de castellano. Esto quiere decir que... NO MÁS LIBROS DE LECTURA HASTA EL PRÓXIMO TRIMESTRE. ¡YUJU! Bueno, empecemos:


Escrito por: Luis Sepúlveda
Páginas: 144
Editorial: Tusquets editores
Narrativa hispanoamericana
Tapa blanda
En la Casa del Libro por: 12.00€

Sinopsis:
Antonio José Bolívar Proaño vive en El Idilio, un pueblo remoto en la región amazónica de los indios shuar (mal llamados jíbaros), y con ellos aprendió a conocer la Selva y sus leyes, a respetar a los animales y los indígenas que la pueblan, pero también a cazar el temible tigrillo como ningún blanco jamás pudo hacerlo. Un buen día decidió leer con pasión las novelas de amor -«del verdadero, del que hace sufrir»- que dos veces al año le lleva el dentista Rubicundo Loachamín para distraer las solitarias noches ecuatoriales de su incipiente vejez. En ellas intenta alejarse un poco de la fanfarrona estupidez de esos codiciosos forasteros que creen dominar la Selva porque van armados hasta los dientes pero que no saben cómo enfrentarse a una fiera enloquecida porque le han matado las crías. Descritas en un lenguaje cristalino, escueto y preciso, las aventuras y las emociones del viejo Bolívar Proaño difícilmente abandonarán nuestra memoria.

Mi comentario:
Este libro tiene muchos altibajos pero sin duda más "bajos" que "altos". Es más bonita la historia del personaje que el argumento del libro en si. Algo que muchos que lo leímos, por no decir todos, pensamos es lo siguiente: ¿Por qué dice el maldito nombre entero de todos lo personajes?

Antonio José Bolívar Proaño

Rubicundo Loachamín

Dolores Encarnación del Santísimo Sacramento Estupiñán Otavalo

Y así los nombre todas las veces, TODAS. No Antonio, no Antonio José, Antonio José Bolívar Proaño. Y su mujer no Dolores, no Dolores Encarnación, Dolores Encarnación del Santísimo Sacramente Estupiñán Otavalo. Eso me ponía nerviosa.




Por otra parte, esta lleno de tacos. En una página aparece como cinco veces o más hijo de p*ta, así tal cual. Creo que es el libro con más tacos que haya existido. Y el final...el final deja mucho que desear. Acaba muy cortante, como un cuchillo. Como si se le olvidara a ver puesto una página como mínimo para contar que paso con los demás. Solo hace una reflexión y fin. -¿Eso es todo?¿Me leído este libro para que acabe así? Pues vaya... 






Le pongo 2 Happys, porqué había partes buenas.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...